Acabo de darme cuenta de que hoy hace 3 años que todo empezó. Después del parto todo encajaba dentro de lo normal, o al menos, dentro de las expectativas que tanto mi marido como yo nos habíamos hecho de lo que sería nuestra experiencia como padres. Llorenç dormía entre 4 y 5 horas tanto de día como de noche, mamaba y se volvía a dormir. Aunque sí notábamos que algunas situaciones eran mal toleradas como el momento del baño o…